lunes, 26 de noviembre de 2007

Perugia Capitulo X: !Primer examen!


Madre mía, este país es un show. Ahora mismo tengo una mezcla de sentimientos que van desde la euforia hasta el que-broma-es-esta pasando por estas-de-coña. Me explico, hace unas horas tuve que atravesar el momento más serio desde que estoy de Erasmus: el primer examen.

El primer examen fue de un surrealismo similar a esto.


Hostia, lo pasé mal. La asignatura era Psicología General. Sí, tranquilos, sigo estudiando periodismo, pero es que esta asignatura tenía un horario muy bueno. La asignatura tiene unas normas muy sencillas. Hay que leer 4 ó 5 libros (libro arriba, libro abajo) y puedes elegir forma de evaluación. La de los niños responsables es ir presentándose a los diversos coloquios de cada libro y así evitas hacer un examen final. La otra consiste en estar tocándose los pies todo el año y jugarsela toda a un examen final. A todas luces es mejor la primera, claro que hay que echarle ganas. Pero vamos, que si yo fuera padre le diría a mi hijo que siguiera el primer método. Así que en esas estamos.

Como digo, hoy era el coloquio correspondiente al primer libro. El libro, aunque estuviera escrito español, hubiera entendido lo mismo. Es decir, casi nada. Suerte que en clase somos un grupito de españoles que nos lo repartimos, cada uno resumió una parte blablabla. Buen rollito, trabajando en equipo, un mundo feliz. Me alivió bastante ver que el resto de españoles (españolas en realidad, no tengo compatriotas machos en clase) estaba más o menos igual que yo. Cuando uno está jodido alivia mucho ver que el resto también lo está. Que mala gente somos. Todo el finde sin salir, encerrado en casa (puede que ya tocara un finde de estos), repasito, como pasta para variar, le echo valor y al toro. Empieza el show del examen...

Así de primeras el profe va y llega una hora tarde. Bien, ahí, con seriedad. Tanto renacimiento y tanta retórica y luego son unos impresentables. Apenas se disculpa. Nos acercamos las españolas y le comentamos, intentando aprovechar la fama de chollo que tiene el Erasmus, que somos extranjeritos tontitos que si no nos pone en un grupo especial para extranjeritos tontitos o similar. Nada. Parece que no hay trato de favor. La primera en la frente. Entramos a la sala del examen.

Más que un aula parece el corredor de la muerte. Terrible. El examen te lo hacen delante de toda la clase. La situación era tétrica, todos los alumnos italianinis en silencio, el profesor en su mesa y una silla amenazante vacia delante del profesor. Los pelos de punta. Parecíamos un pelotón esperando el momento del fusilamiento. Toda mi vida se me pasó por delante. Todos los exámenes que había hecho anteriormente, incluida selectividad, me parecían un agradable ratito con un profesor amigable. Esto era otra cosa. Íbamos a morir. Todos. No había piedad. Estaba sentenciado. Pero la cosa fue a peor.

La primera víctima acude al estrado. Qué forma de expresarse, qué lucidez, qué claridad de expresión oral. Raza superior. Estaba fascinado por cómo respondía a las preguntas esa italiana empollona y al mismo tiempo cagándome un poco en toda su familia y en que la jodía estaba dejando el listón en el infinito para el resto de alumnos. La clase escuchaba fascinada también. Empecé a pensar en que los italianos, en cuanto a expresión oral, están a años luz de los españoles. No hay más que verlos por las noches en la discoteca. Todo tiene su explicación. Los educan así desde que son un feto.

La empollona estaría hablando como media hora. Lógicamente sacó un 30. Aquí puntúan los examenes sobre 30. Es otra cultura. La empollona recogió sus cosas y se fue feliz. A seguir empollando seguramente. El turno para la siguiente. Superado el primer impacto inicial y temiéndome el gran ridículo que se aproximaba por mi parte, empecé a fijarme en el contexto sociohistórico de la clase. Aquello era un pitorreo. La puerta abierta con personajes que se asomaban descaradamente y entraban y salían de la casa cuando les apetecía, un escándalo en el pasillo increible... Vamos, un ambiente de examen acojonante.

Pero lo mejor estaba por llegar. De pronto el profe se echa la mano al bolsillo, saca un billetaco y pregunta que si alguien le puede comprar una botella de agua. No me jodas. Momento que aprovechó la pelota de clase para coger rauda el dinero y regresar no menos rauda con sendas botellas de agua. El pelotismo es un virús universal que no entiende de fronteras. Pero quedaban más cosas. Un rato después llega una rubia y, mientras se examinaba un italianini, le planta un par de besos al profe. Era otra profesora. Curioso. La rubia se sienta al lado y, como si fuera una competición de ajedrez de las que salen por la tele se pone al lado del profe original para, al mismo tiempo, ir examinando a otro alumno. Bizarro, bizarro.

Aquello más que un bar parecía una taberna. En la mesa del profesor dos profesores, dos alumnos... un verdadero cachondeo. No se entendía nada. Un caos. Además el caos iba en progresión geométrica en el resto de la clase... Según pasaban las horas (y no exagero) el clima se iba tranquilizando pero a la par aumentaba la tensión. Queríamos hacer el examen las últimas para no tener la presión del resto de la clase y que no escucharan nuestro pobre italiano.

Pues bien, parecía que llegaba la hora de la muerte. La clase casi vacia, nadie por delante. Era el momento menos malo para ir al toro. Error. El profesor salió a la puerta y metió a no sé cuantos alumnos que estaban en la puerta. En realidad, pasé de los nervios al que-sea-lo-que-dios-quiera. Y desde este punto ya no recuerdo mucho hasta que la tía que me examinó me dijo que tenía que mejorar un poco la lengua pero que tenía un 28 de nota (recuerdo que sobre 30). Qué grande, ¿no? Te da subidón. Necesitaba algo de esto, te da moral.

Pero que sí, que saqué un sobresaliente (déjenme presumir ahora que puedo antes de que vengan tiempos peores) pero que me dejaron como sedado. Se pasó muy mal, la tensión era increible. Pero era como una varicela, es algo que hay que pasar, y cuanto antes mejor. Y parece que no salió mal del todo. Pero claro, luego dicen, pero ¿cómo no vas a salir a pegártela gorda esta noche si te acaban de decir que tienes un sobresaliente en tu primer examen de Erasmus y te dejan cambiarte a la nueva casa el 1 de diciembre? Pero esto último es otra historia. ¡Buenas noches, guap@s!

4 comentarios:

adriano dijo...

felicidades danielo!!! ya sabía yo que tu a italia ibas a estudiar y no a hacer el gambitero!!! Dos apuntes rápidos, una de cla y otra de arena. me molan las netradillas asin de aventuras en el blog (un pokito de peloteo, que sé que te gusta). Y el otro es algo que no entiendo. Dices: "Queríamos hacer el examen LAS últimas para no tener la presión del resto de la clase". ¿Te estás volviendo una borracha daniela? jajajaja cuidate y festejalo con limonchelo a cascoporro!!!

DaniSpaghetti dijo...

Jajaja, grande Adriano!!

Se pasó muy mal, e? Pero bueno, la verdad que cuando acabó todo fue una inyección de moral gorda gorda. Anoche ya se celebró un poquito, pero sin mucho exceso. Esta bien, que hoy teníamos clase por la mañana y ya he cumplido. Encima estos días aquí hace un tiempo de la hostia, de salir sin cazadora ni na, a lo gambitero. Todo acompaña. Pronto llegan más novedades con todo lo de la mudanza, ya explicaré más detenidamente, pero vamos, que le voy a hacer un poquito la puñeta a la casera de esta casa. Se lo merece, es una ricachona de mierda. Es que el otro día me dijo algo que me jodió mucho, en plan que no podía cobrarme solo medio mes porque estaba perdiendo dinero... Pero tío, cómo si se estuviera muriendo de hambre, sabes? Bah, le vamos a pegar una lección de humanidad, qué se ha creído... Es que es un tema que me indigna jeje.

Lo de LAS últimas va por lo que comentaba, que a clase solo voy con Erasmus chicas, asique me estoy convirtiendo a la fuerza en una más. Pero oye, que diferencia con los tíos, que forma de aplicarse, que organización, que atención en las clases... Me va a venir bien esa estabilidad aunque se que pronto necesitaré unos cuantos 'ay vaaaaaaaaaaasssss'.

Un abrazo grande!

DaniSpaghetti dijo...

Ah, y otra cosa:

Gracias a los que os tragáis estos tochos que me marco de post feos feos. A ver bien escritos, sí, pero sin fotos, adornitos... vamos, de interactividad cero jeje. A ver si me afano un poco más y los pongo más bonitos!

paola dijo...

joder dani, eres todo un artista!!
me ha encantao tu blog
desde ahora me hago fan number 1!!!
casi m meo d risa aqui solita en mi habitacion
el miercoles la liamos gorda gorda gorda ehh
ves reservando fuerzas!!!
a mi aun m qedan unos dias de empolle
un abracito guapo!!!